Sobre las modificaciones propuestas al sistema chileno de pensiones

[vc_row][vc_column width=»1/4″][vc_single_image source=»external_link» custom_src=»http://nathalactuarios.com/wp-content/uploads/2017/09/PENSIONES.jpg»][/vc_column][vc_column width=»3/4″][vc_column_text]

Mtro. Carlos Lozano Nathal

Comentario basado en la nota: Modificaciones propuestas al sistema chileno de pensiones (Arena Pública, 11 de agosto de 2017)

El pasado jueves 10 de agosto la Presidente Bachelet de Chile envió a su congreso una iniciativa de ley para modificar el sistema chileno de pensiones. La modificación resulta muy interesante por las siguientes razones:

  1. La tasa de contribución para el financiamiento de las pensiones hasta la fecha, es del 10% y es cubierta por los trabajadores. La iniciativa propone aumentar la contribución en 5 puntos porcentuales (a cargo al empleador). Lo interesante es un reconocimiento que el sistema proporciona una pensión cuya tasa de reemplazo es baja y por ello se debe aumentar la contribución (¡en un 50%! Según cálculos chilenos).
  2. De la nueva aportación del 5%, se destinará el 3% a aumentar los depósitos en las cuentas individuales y el 2% restante se destinará para construir un “ahorro colectivo” que administrará un instituto del estado y que se utilizará para aumentar el 20% de la pensión de los actuales pensionados. Independientemente de cómo se hayan realizado los cálculos para llegar a esas cifras, lo interesante de la noticia es que el país emblemático para las cuentas individuales decida regresar, aunque sea modestamente, a un esquema solidario bajo la forma de “ahorro colectivo”.
  3. Dado que el nuevo 5% de los salarios será aportado por los empleadores, los correspondientes costos laborales se incrementarán, con lo cual la decisión de los empleadores podría ser la reducción del número de plazas y por ello un aumento en el desempleo (hasta 394,000 el Economista, viernes 18 de agosto, página 37). La reducción de puestos de trabajo dañaría la densidad de cotización de las personas desempleadas perjudicando la pensión final.

La iniciativa mencionada pasó a revisión del senado el día 14, pero hasta la fecha no ha sido aprobada, aunque se espera que así sea próximamente.

La lección para el caso mexicano podría ser igualmente interesante. Las posibles o pretendidas reformas a la seguridad social ¿Habrán considerado factores como los mercados de trabajo? Porque dada la orientación actual de la seguridad social al empleo formal debería desprenderse de la argumentación que si no hay trabajo formal las personas pueden refugiarse en la llamada economía informal.

Por otra parte, lección indica que si la aportación actual al financiamiento de las pensiones del 10% es insuficiente ¿Cuánto tendría que aportarse demás si en México la aportación correspondiente es del 6.5%?

El corolario de la lección es claro, si no se quiere cometer el error de reformas parciales, se debe realizar un estudio exhaustivo, sin sesgo alguno y considerando las características de la población y las de los mercados de trabajo. La solución no es fácil ¡PERO EXISTE!

Todas las empresas en México tienen pasivos laborales. Con tan solo un empleado se genera automáticamente un pasivo laboral.

Los pasivos laborales corresponden a obligaciones de pago que se tiene con los trabajadores por prestaciones (legales o contractuales). Sean reconocidos o no, los pasivos laborales incrementan día con día. Tanto en el caso de la prima de antigüedad y la indemnización legal como en el de los planes de pensiones, el incremento salarial y a la acumulación de antigüedad son factores que incrementan el costo del beneficio y por ende del pasivo laboral.

Para efectos contables, los pasivos deben ser cuantificados y reflejados en los estados financieros para cumplir con la Norma de Información Financiera D-3 (NIF-3). La cuantificación de los pasivos laborales se realiza por medio de un estudio  o valuación actuarial. Seguir los estándares contables (como la NIF D-3) es altamente recomendable para una sana práctica administrativa que refleje el valor de la empresa.

¿Qué pasaría si este año hubiera una baja importante de empleados por motivo de despido? ¿La empresa sería capaz de afrontar el pago de la prima de antigüedad e indemnización legal de varios empleados al mismo tiempo sin que ese gasto desestabilice a la empresa?

No reconocer los pasivos representa una amenaza, con un estudio actuarial se sustenta la toma de decisiones para el control de esos pasivos.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_column width=»1/3″][/vc_column][vc_column width=»2/3″ font_color=»#000000″][/vc_column]