Valuacion actuarial y la cuantificacion de pasivos laborales

Valuación actuarial y la cuantificación de pasivos laborales

Diversas entidades son usuarias de una valuación actuarial para determinar el valor económico de los riesgos que asumen por diferentes motivos. Empresas, instituciones gubernamentales y hasta los propios individuos requieren de información con sustento metodológico para la toma de decisiones cotidianas. Más aún, al determinar el valor del riesgo asumido, la entidad encargada de cubrirlo recibe información sobre la perspectiva de incertidumbre que enfrenta, abonando con ello un manejo integral del riesgo y de sus efectos económicos en el futuro.

Por ejemplo, mediante una valuación actuarial practicada sobre los beneficios que una empresa debe proveer a sus empleados (sea por acuerdo voluntario entre estos con la empresa, o bien, por disposiciones establecidas en el marco legal de las relaciones laborales), ésta puede determinar el valor de las obligaciones que dichos beneficios representan, para así contemplarlos como parte de su situación financiera.

Cuando las normativas financieras (NIF, IFRS, entre otras) instan a las empresas a reconocer en sus estados financieros sus pasivos laborales, una valuación actuarial para efectos contables es un procedimiento más que adecuado para facilitar la cuantificación de estos pasivos. Mediante metodologías específicas y acordes al enfoque contable – financiero, una valuación actuarial de este tipo permite asignar el valor del riesgo que se deriva de proveer determinados beneficios a sus trabajadores, y con ello facilita la presentación y revelación de estos montos en los estados financieros de la empresa.

Más aún, cuando la empresa decide implementar un fondo específico para financiar los beneficios laborales, una valuación actuarial para efectos de financiamiento permite orientar la toma de decisiones sobre el nivel idóneo de contribuciones que deberá realizar en cada ejercicio fiscal, cumpliendo al mismo tiempo con los requisitos que establecen los marcos legales para hacer válidas las ventajas fiscales en ellos establecidas.

Por su parte, instituciones de seguridad social así como entidades dependientes del Estado, enfrentan la responsabilidad de proveer a sus asegurados/empleados de prestaciones sociales tendientes a atemperar estados de necesidad económica, como lo son: la muerte, invalidez,  vejez, cesantía, enfermedad, etc. En este sentido, una valuación actuarial practicada de dichas prestaciones permite medir el comportamiento futuro de la población cubierta así como el valor de las obligaciones asumidas. Como resultado, se adquiere una perspectiva sobre la situación financiera actual y la viabilidad hacia futuro, o en su defecto, sobre la orientación que deberán tener las enmiendas y ajustes al esquema de prestaciones.