Prepárate y realiza tu valuación actuarial

Se avecinan cambios

 

En el mundo globalizado en el que vivimos, más que nunca es necesario tener presente que todo está conectado y que cualquier cambio tiene múltiples repercusiones en el ambiente. Las empresas no son una excepción, están íntimamente relacionadas con su entorno, de manera que cualquier cambio en éste influye directamente en ellas, en menor o mayor medida.

Ya empezamos a percibir algunos efectos del cambio de gobierno. La incertidumbre por las posibles consecuencias en materias de inversión y salarios empiezan a ser notorios. Si bien, no se puede tener todo bajo control, es conveniente tomar medidas para mitigar los posibles efectos de ese cambio.

Un claro ejemplo de lo que se puede hacer para tratar de contener cambios drásticos es realizar con tiempo la valuación actuarial de la empresa, no solo para tener los estados financieros en orden y sin atrasos al comenzar el ejercicio, sino también para identificar claramente los pasivos laborales, y tomar las medidas que se consideren convenientes.

Conocer el pasivo laboral de la empresa es importante, no solo para cumplir con la Norma de Información Financiera D-3, sino también para conocer el valor presente de la deuda que podría generarse con nuestros empleados por las prestaciones de ley (prima de antigüedad e indemnización legal).

Hace un par de meses grandes empresas noticieras sufrieron importantes recortes en su personal, a causa de la posible disminución en el presupuesto que el próximo gobierno destinará en publicidad. ¿Qué pasaría si por alguna razón (como en el caso de Milenio y Reforma) se decide realizar un recorte importante sobre el personal? ¿Se tendría la liquidez para pagar primas e indemnizaciones legales? Identificar los pasivos laborales por medio de una valuación actuarial permite tomar medidas preventivas para contenerlos, por ejemplo, mediante la creación de un fondo.