Objetivo para tu pensión… ¿Cuánto y cómo?

Sin duda estas son dos preguntas difíciles para la gran mayoría de las personas, pero trataremos de ayudar para la obtención de sus respuestas. En primer lugar, la pregunta es difícil porque es difícil estimar hoy cuánto necesitaré de pensión en el futuro, pero además desconozco qué otros ingresos podrían facilitarme la vida cuando la edad me lleve a un desempeño menor al actual; ingresos como los de a pensión del seguro social (que de todas formas no sé de cuánto será). Lo mismo pasa con las AFORE, sabré cuanto tengo de saldo en mi cuenta, pero no la cantidad de pensión. Además, existen muchas variables más que deben considerarse en la “simple” pregunta de ¿Cuánto…? Pero avanzaremos mucho si definimos un objetivo para nuestro retiro.

Si aceptamos como objetivo que una pensión debe ser suficiente para mantener nuestro nivel de vida, como respuesta “cualitativa” es buena, pero generará más preguntas que respuestas prácticas, por lo que conviene que el objetivo al retiro sea personal y “cuantitativo”.

En un estudio elaborado por Nathal Actuarios y Consultores se analizaron patrones de consumo desde 1984 hasta 2016 (32 años), que es un plazo suficientemente grande para considerar crisis y bonanzas en México y afectaciones internacionales (2008). El estudio de Nathal concluye que la cuantificación del objetivo de pensión al retiro es variable, es decir a menor ingreso mayor necesidad de pensión y viceversa. Concretamente, si el ingreso al retiro es bajo, probablemente la necesidad de pensión sea del 80% del salario final, mientras que, si el ingreso al retiro es alto, muy probablemente la necesidad de pensión rondará el 50%. El estudio de Nathal es más amplio, pero finalmente nos permite establece un objetivo cuantitativo para la pensión (entre el 80% y el 50%). En el siguiente cuadro se aprecia la cuantificación del objetivo para todos los niveles:[/vc_column_text][vc_single_image image=»1359″ img_size=»full» alignment=»center»][vc_column_text]Dado que a las personas que trabajan en la llamada “economía formal” pueden contar con ingresos del Seguro Social, la cuantificación del objetivo sería lo que aparece en la columna “diferencia”. Consideremos, como un ejemplo, que una persona ganara una cantidad de $10,000 pesos al mes. Su nivel estaría aproximadamente en el Decil VI. Si la pensión que le correspondiera fuera la correspondiente a la llamada Ley 73, la cuantificación del objetivo sería sólo del 19% porque esa pensión del Seguro Social sería mayor y por ello se tendría una menor necesidad de “completar” el ingreso para alcanzar el objetivo. Si la pensión fuera la correspondiente a la llamada Ley 97, la cuantificación del objetivo sería sólo del 39% porque esa pensión del Seguro Social sería menor y por ello se tendría una mayor necesidad de “completar” el ingreso para alcanzar el objetivo.

La respuesta a la “otra simple” pregunta ¿Cómo …? (alcanzar la pensión mencionada), también resulta complicada porque en realidad existen, nuevamente, muchas respuestas que van desde aumentos a las contribuciones de la seguridad social, los planes privados que los empresarios, en forma adicional al seguro social, otorgan a sus empleados, los planes que varias instituciones ofrecen al mercado (como “Planes Personales para el Retiro, PPR´s” y como siempre el ahorro personal).

Aunque el estudio de Nathal Actuarios contiene, con algunas valuaciones actuariales, estas y otras respuestas por lo que el tema del “Cómo…” lo trataremos en un artículo subsecuente.